Web de Julio Pérez Díaz

 
Políticas de población
Presentación
Definición
Natalismo
Natalismo francés
Natalismo franquista
Maltusianismo
Malthus
Margaret Sanger
Sufragismo y feminismo
Las Conferencias Internacionales de Población
Teoría de la Transición Demográfica
El laboratorio humano
China y el hijo único
Eugenismo
La Eugenics Society
Lynchburg y esterilización
Eugenismo en España
Migraciones
Manifiesto de Heidelberg
Racismo
Genocidio

 

 

 

 

 

 

Políticas de población

Instituto de Economía, Geografía y Demografía
Centro de Ciencias Humanas y Sociales
Grupo de Investigación de Dinámicas Demográficas

 

La Teoría de la Transición Demográfica (TTD)

Qué es y cómo se representa
Historia de la teoría
Su uso político y su cuestionamiento como teoría auténtica
bibliografía

 


Livi Bacci, M. (1993), Introducción a la demografía

Planteamiento general de la TTD

Postula la existencia de una ruptura histórica en las dinámicas poblacionales. El condicionante principal, desde tiempo inmemorial, había sido la escasa supervivencia del ser humano (1/5 de los nacidos moría antes de cumplir el primer año de vida, y prácticamente 1/2 no conseguía llegar con vida a la adolescencia). Repentinamente, el progreso económico habría alcanzado un humbral que desencadenó la ruptura de esta dinámica demográfica, el "antiguo régimen demográfico", atravesando distintas fases, siempre en el mismo orden, y terminando en un régimen demográfico estable con características muy diferentes (elevada supervivencia y la escasa natalidad). La secuencia de cambios que describe, pero también predice, es históricamente muy reciente. Los países europeos habrían sido los más adelantados en iniciarla (los pioneros allá por el siglo XVIII), pero progresivamente se ha ido reproduciendo en todos los países del mundo. Los más retrasados habrían iniciado la transición apenas en la segunda mitad del siglo XX, y la TTD debería servir para predecir las futuras fases de su evolución.

La representación esquemática de la TTD y las tres etapas de la historia poblacional

1- El antiguo régimen demográfico (el pretransicional), caracterizado por tasas de mortalidad y de natalidad muy elevadas, sin apenas crecimiento. Es prácticamente toda la historia de la humanidad hasta muy recientemente. Generalmente se la identifica con la economía agrafia preindustrial.

2- Transición, con la que inicialmente disminuye la mortalidad (especialmente la infantil y la ocasionada por epidemias y hambrunas), se acelera el crecimiento demográfico y finalmente también la natalidad empieza a disminuir. Por ello suele separarse en dos fases:

- la fase inicial, con la cual la mortalidad disminuye mucho y sin retrocesos, hasta niveles sin precedentes, pero la natalidad todavía se mantiene en los niveles tradicionales, produciéndose un crecimiento demográfico muy acelerado

- la fase final o de culminación, en la que la natalidad responde adaptativamente, bajando también hasta niveles sin precedentes, lo que reduce progresivamente el ritmo de crecimiento poblacional

3- El nuevo régimen demográfico, o post-transicional, en el que vuelve a recuperarse el equilibrio, esta vez en torno a tasas reducidas de mortalidad y de natalidad, y nuevamente con un escaso crecimiento.


Fuente: imagen tomada de http://www.kalipedia.com/ (06/06/2008)

Otras representaciones de la Transición

 

Contexto histórico del que surge y problemas a los que responde

Según Malthus y su particular concepción de la "naturaleza humana", las personas se reproducen descontroladamente mientras los recursos lo permitan, hasta alcanzarse un estadio insostenible. Estamos abocados a la catástrofe si no ponemos un freno moral a la procreación (véase la página dedicada a Malthus).

Se equivocaba en todo. Precisamente en su época la industrialización empezaba a elevar los recursos de forma jamás sospechada y la moralidad a la que Malthus apelaba entraba en un profundo declive. Sin embargo entre las personas de los  países más beneficiados se extendía la reducción de la descendencia por métodos muy diversos, incluidos los anticonceptivos, que nada tenían que ver con esa moral (véase "malthusianismo). Se iniciaba un descenso nunca visto de la fecundidad, que iba a provocar un nuevo miedo demográfico, muy distinto al malthusiano.

A finales del siglo XIX el modelo de "Estado nacional" se había extendido, y el volumen de la población empezaba a ser visto como un arma esencial en los conflictos internacionales y en la "salud" interior. Los Estados nacionales habían mejorado notablemente las herramientas de medición poblacional (censos modernos, registro civil de acontecimientos vitales, institutos de estadística). Fue entonces cuando las élites gobernantes empezaron a recibir noticias del cambio que se estába produciendo: la fecundidad venía disminuyendo sostenidamente, al menos durante buena parte del siglo XIX, y ya a principios del siglo XX se situaba por debajo de los 2 hijos por mujer en muchos países europeos.

El miedo al declive demográfico por parte de las élites gobernantes proporciona a la demografía su impulso definitivo. Los Estados más poderosos se vuelcan en su financiación y desarrollo, a cambio de encontrar  remedios, políticas de población que desvíen la dinámica poblacional en una dirección diferente. Las clases dominantes, que se ven en peligro, usan sus propias claves interpretativas, y los primeros diagnósticos son morales, como lo habían sido para Malthus, por mucho que en sentido opuesto. La principal explicación del descenso de la fecundidad se busca en la pérdida de valores. El evolucionismo, la reciente "revolución científica" iniciada por Darwin, es aplicado al análisis de las poblaciones humanas, y se habla de "degeneración" y "decadencia" social. Y las principales culpables son fáciles de encontrar, porque son las personas que paren a los niños: las culpables son las mujeres.

En efecto, si las mujeres tienen menos hijos debe ser porque ya no mantienen los principios tradicionales. Han perdido el respeto a la familia, al padre, al esposo, a la tradición... incluso traicionan a su patria (es una época de exaltación nacional, que alcanzará el paroxismo con la primera guerra mundial; los hombres luchan, y las mujeres deberían parir muchos hijos para reponer las bajas, y no lo hacen). Por otra parte, a finales del siglo XIX algunas empieza a querer estudiar en las universidades, aparecen las sufragistas reclamando el voto femenino, surge el neomalthusianismo predicando el goce libre del cuerpo y promocionando anticonceptivos artificiales (que hasta entonces sólo usaban las prostitutas), un cúmulo de coincidencias, en fin, que señalan unánimemente su culpabilidad. De hecho la "educación" y adoctrinamiento de las mujeres para que cumplan sus funciones "naturales" de forma eficiente se convierten en objetivos prioritarios de las políticas sociales de la época.

Pero el trabajo estadístico seguía acumulando datos, y en distintos países empezaba a dibujar una explicación muy distinta. Lo observado de forma reiterada y coincidente es que los países que veían descender intensamente la fecundidad habían experimentado con antelación un progreso económico y social revolucionario, que se traducía en un descenso tanto o más acusado de la mortalidad. No había degeneración moral, ni decadencia, ni era el final de Occidente ante los bárbaros de otros contienentes, más prolíficos. Por el contrario, el triunfo de Occidente (económico, político, militar, cultural) se traducía en un nuevo régimen demográfico.

Los autores que enuncian tales ideas son diversos. Entre ellos destacan A. Landry, y W. Thompson:


Adolphe Landry (1874-1956)

Adolphe Landry (Francia) analizó la relación de los cambios en las variables demográficas y la productividad del trabajo en Francia y otros países europeos. Este autor estructuró la teoría, bajo el nombre de “Revolución Demográfica”, en tres etapas en virtud del tipo de economía: primitiva, intermedia y moderna

  • 1909. "Les trois théories de la population." Revue Scientia.
  • 1933 "La révolution démographique." In Economic Essays in Honour of Gustav Cassel. London: George Allen and Unwin. Reimpreso en 1987 como "Demographic Revolution." Population and Development Review, 13(4): 731–740
  • 1934. La révolution démographique. Paris: Sirey.

Soriot, A. (2002), Optimum de production et optimum de population : l’analyse démographique d’Adolphe Landry Revue d’histoire des sciences humaines 2 (7): 157-179.


 

Warren Thompson (EEUU), disponiendo de datos de distintos países para el periodo 1908-1927, describe tres diferentes regímenes demográficos en función de los niveles de mortalidad y natalidad, y de su consecuente ritmo de crecimiento poblacional: estacionario o de disminución (Europa nórdica y occidental y Estados Unidos, con mortalidad y natalidad muy reducidas), crecimiento efectivo (Italia, España, y los pueblos eslavos de Europa central, con incipiente control de ambos factores, pero mortalidad en descenso más acentuado) y estado de crecimiento potencial (el resto del mundo, con escaso control sobre nacimientos y defunciones).

  • Thompson, W.S. (1929), "Population" American Sociological Review 34 (6): 959-975.

Estos descubrimientos demográficos apenas encuentran aplicación por las élites políticas, en un período de profunda crisis productiva y laboral (iniciada precisamente en 1929), que ya disponen de argumentos más tradicionales y más amenazadores para imponer políticas natalistas, y que tienen otras prioridades demográficas en ese momento, como el control de la inmigración (EEUU) o la causa eugenista en pro de una mejor "calidad" poblacional.

Hay que esperar el fin de la segunda guerra mundial para que eclosione finalmente un tipo de demografía nuevo, menos concentrado en lo "interno", en el que las diferencias internacionales de crecimiento demográfico asumirán un protagonismo sin precedentes. El interés lo pondrá EEUU, que emerge claramente como primera potencia mundial, interesada en el desmantelamiento de las estructuras coloniales europeas y en la apertura mundial financiera y comercial. Y es precisamente en 1945, y por parte de demógrafos estadounidenses, cuando la transición demográfica irrumpe como un concepto políticamente útil.


F.W. Notestein

En 1945, Frank Notenstein retomó el hilo de las tesis de Thompson, hasta el extremo de ser considerado erróneamente por muchos divulgadores como el primero en proponer la TTD. Notestein en realidad forma parte de una grupo nutrido de estudiosos de la población en la Universidad de Princeton, la Office of Population Research (Princeton es la úniversidad más importante en el asesoramiento de la política exterior de EEUU en esa época). Lo que hace es aplicar la TTD al problema político de cómo distribuir las influencias y los recursos excedentes de EEUU en el resto del mundo, especialmente el más pobre, para conseguir los mejores resultados geoestratégicos. Sintomáticamente, lo hace en una conferencia sobre la ayuda alimentaria de posguerra:

  • Notestein, F.W. (1945), "Population - The long view." en. Schultz, Theodore William -Ed-, Food for the world, Chicago, University of Chicago Press, pp. 36-57.
  • Notestein, F.W. 1953. "Economic problems of population change." Presented at Eight International Conference of Agricultural Economists, London.

Como argumenta convincentemente S. Szreter, el éxito político de la TTD de Notestein (de Princeton en general) requería innovaciones. Ya en el periodo entre guerras los demógrafos estadounidenses habían estudiado detalladamente la evolución demográfica de la costa asiática del Pacífico, un área de clara expansión comercial y política para su país. El diagnóstico era doble, y muy preocupante: el ritmo de crecimiento demográfico se había acelerado, y los niveles de pobreza también, provocando una situación política explosiva, favorable a la extensión del comunismo. En la versión tradicional de la TTD el descenso de la fecundidad se había entendido como una respuesta más o menos retardada al desarrollo económico previo. Por lo tanto, si ciertas partes "pobres" del mundo estaban creciendo muy rápidamente y ello suponía un problema de "seguridad nacional" para EEUU , el remedio debía estar en acelerar su desarrollo para que también disminuyese su fecundidad y frenar así el crecimiento . Pero esa no era en realidad una solución aceptable los inversores de EEUU, interesados en colocar sus inversiones en el Tercer Mundo de manera productiva, es decir, reembolsándose los beneficios, en vez de reinvertirlos en esos países para acelerar su desarrollo. Con ese esquema de la transición, parecía más efectivo el sistema comunista, precisamente el enemigo a combatir en la posguerra. De hecho los economistas de los años cuarenta en EEUU, muy interesados en las claves del desarrollo y de la industrialización, otorgaban un papel fundamental a la acumulación de capital, y reconocían que el sistema soviético había sabido quemar etapas precisamente porque el comunismo no reparte dividendos sino que reinvierte los beneficios.

Frente a la guerra fría y a la fulgurante extensión del comunismo en Asia, la demografía de Princeton propone una versión de la TTD que sí permite actuar a la vez en favor del desarrollo del tercer mundo y contra el modelo comunista. Para conseguirlo, reconoce la especificidad de los países en "vías de desarrollo" e invierte en ellos el orden de factores causale de la transición:

- Existen distintos tipos de transición. Estos países no pueden tener una transición como la de Europa: han empezado a reducir la mortalidad muy tarde, pero más que la lenta y progresiva mejora de las condiciones de vida conseguida con la industrialización, lo han conseguido los avances médicos y sanitarios traspasados desde Occidente, con lo que el ritmo es mucho más acelerado, con un crecimiento demográfico "explosivo" y sin salir de las tradicionales economías agrarias

- El descenso de la fecundidad puede conseguirse antes que el desarrollo. El ritmo de crecimiento es tan rápido, que los beneficios del desarrollo no pueden acumularse para dar el salto industrializador, por consumirse en los gástos básicos de alimentación y crianza de las nuevas y voluminosas generaciones. Hay que invertir los términos de la TTD y afirmar que sin el descenso previo de la fecundidad, en estos países nunca se conseguirá despegar en el desarrollo.

En realidad lo que pone en marcha la demografía de la guerra fría es el mayor programa de control político de la población jamás soñado: el control de la población mundial. El marco teórico central será el que proporciona la TTD de Notestein, y los apoyos se buscarán traspasando la misión a las propias Naciones Unidas e intentando convertirla en un Programa de Acción aprovado por el mundo entero (véase la página sobre las Conferencias Internacionales de Población).

Pérez Díaz, J. (1994), La política mundial de población en el siglo XX Papers de Demografia (90): Centre d'Estudis Demogràfics.

 

El proyecto de Princeton

Uno de los resultados de la extraordinaria relevancia política que asume la TTD en la política mundial de los años sesenta es el European Fertility Project, puesto en marcha por la Office of Population Research de la Universidad de Princeton. De hecho, es el mayor proyecto de investigación en ciencias sociales hasta entonces, el primero también que usará los ordenadores como herramienta fundamental. Precisamente para testar el funcionamiento de la TTD mediante datos empíricos, se emprende una basta investigación sobre la manera en que se ha producido el descenso transicional de la fecundidad en prácticamente todo el continente europeo. Se recopilará información sobre 1229 regiones o subregiones en diversos momentos desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX. Para poder realizar comparaciones genera indicadores propios y utiliza como estándar el comportamiento de los Hutteritas, secta religiosa con el comportamiento más cercano a la ausencia total de restricciones a la fecundidad (fecundidad "natural").

Durante los años sesenta y setenta este proyecto de investigación generará un gigantesco corpus de información internacional y de nuevas herramientas de análisis, que serán de evidente utilidad en el conocimiento de las poblaciones menos desarrolladas y en la extensión del ideario y las políticas de población de EEUU. Los términos clásicos de la TTD quedarán en entredicho; no sólo se encontrará que existen diversas regiones europeas (en Francia, o en España) donde la fecundidad había empezado a descender antes que la mortalidad, sino que los factores socioeconómicos más ligados al desarrollo económico aparecerán mucho menos determinantes de lo que creían Landry o Thompson. Por el contrario se "descubrirá" la gran relevancia de los procesos de innovación y de difusión de comportamientos e ideas favorables a la reducción de la fecundidad, dando el adecuado espaldarazo científico a la remodelación teórica de Notestein y a la intensa actividad desarrollada en torno a los programas de planificación familiar en el Tercer Mundo.

Es muy recomendable la visita a la página oficial del The European Fertility Project Site oficial

 

Las dudas sobre el estatus teórico de la TTD

Tras la desaparición de la URSS, el final de la guerra fría y el triunfo del neoliberalismo, la demografía de EEUU entra en una fase que Denis Hodgson (1988) califica de "revisionismo". El control de la fecundidad mundial deja de ser un objetivo para la segunda administración Reagan que, de hecho, a causa del peso que en ella tienen los lobbies antiabortistas, se convierte en enemiga radical de los activistas del Family Planningy, incluso si se mueven en las instituciones internacionales que EEUU había encargado de difundir tales políticas.

Ya antes de esos años había críticas sumamente convincentes contra la posibilidad de considerar la TTD como una auténtica teoría (una de las más completas enumeraciones puede encontrarse en Arango (1980). Pero tras el giro estratégico de la demografía estadounidense, la TTD ha pasado a ser considerada una mera "generalización empírica", sin valor teórico real, que sólo mantiene utilidad para las instituciones internacionales como Naciones Unidas en su tarea divulgativa. El principal motivo es que, sirva o no para relacionar en el tiempo los comportamientos históricos de la natalidad y la mortalidad, no ha conseguido postular una relación causal entre tales comportamientos, es decir, "explicarla".

 

Referencias utilizadas y lecturas de interés

Brown, J.C., Guinnane, T.W. (2003), Two Statistical Problems in the Princeton Project on the European Fertility Transition Yale University Economic Growth Center Discussion Paper (869).

van Krieken, R. (1997), "Sociology and the reproductive self: demographic transitions and the modernity", publicado enSociology, 31 (3): 445-471

Kirk, D. (1996), "Demographic Transition Theory" Population Studies  50(3): 361 - 387.

Arango, J. (1980), "La teoría de la transición demográfica y la experiencia histórica", publicado en Revista Española de Investigaciones Sociológicas, (10): 169-198.

Szreter, S. (1993), "The Idea of Demographic Transition and the Study of Fertility Change: A Critical Intellectual History" Population and Development Review 19(4): 659-701.

Hodgson, D. (1988), "Orthodoxy and revisionism in American demography" Population and Development Review 14 (4): 541-569.

 

La teoría de la transición epidemiológica y la teoría de la transición sanitaria

csicieg


Instituto de Economía, Geografía y Demografía
Grupo de Investigación de Dinámicas Demográficas

El CSIC convoca ayudas a tesis doctorales. Si te interesan estos temas y mi posible codirección, consulta su calendario.

Contenidos bajo licencia Creative Commons (citar la web de procedencia)